martes, 18 de enero de 2011

-No lo entiendo, no te entiendo. Cuando estabas conmigo no me dejabas fumar ni un cigarrillo. Ahora fumas, siempre que nos cruzamos te enciendes un cigarrillo, si te veo en nuestro bar estás fumando y para que mentirte, te he visto muchas tardes bajo aquel árbol de la entrada donde charlábamos horas y horas y siempre estás fumando, uno tras otro.
·¿Quieres saber la verdad?  Me enciendo un cigarrillo por cada beso que no te doy.
-Me he propuesto una cosa.  (Dijo el poniendo esa cara de niño malo, que conseguía derretirla con solo mirarla).
·¿Cual?
-Voy a conseguir que dejes de fumar...



1 comentario:

  1. Hola, este blog respira talento,sus entradas aún más...si te gusta la palabra musical,la palabra elegida en el tiempo,la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen sábado, besos variados.

    ResponderEliminar