sábado, 27 de noviembre de 2010

Viernes, 21 de agosto de 1942

Viernes, 21 de agosto de 1942
  Querida Kitty,
   La entrada a nuestro escondite ha sido propiamente disimulada. El señor Kraler pensó que sería bueno poner un armario delante de nuestra puerta (porque muchas casas están siendo registradas en busca de bicicletas), así que colocamos un armario movible que se abre junto con la puerta.
   El señor Vossen fue quien lo hizo. Le permitimos la entrada a nuestro lugar secreto y siempre esta dispuesto a ayudarnos. Si queremos ir al piso de abajo, primero tenemos que inclinarnos y luego saltar pues el escalón ya no está. Los primeros tres días anduvimos con la frente llena de chichones, pues todos nos golpeábamos al pasar por la puerta. Ahora hemos clavado una tela rellena de aserrín contra el marco superior de la puerta; ¡veamos si eso ayuda!
   Yo no trabajo mucho últimamente; estoy de vacaciones hasta septiembre. Ya entonces Papá va a darme lecciones; es increíble lo mucho que He olvidado en todo este tiempo. No hay mucho cambio en nuestras vidas diarias. El señor Van Daan y yo nos peleamos a menudo, todo lo contrario a Margot quien le cae muy bien. Mamá a veces me trata como si fuera un bebé, cosa que no puedo soportar. Por lo demás las cosas van bien. Peter no me acaba de gustar, ¡es tan aburrido! se pasa la mitad del tiempo echado en su cama: hace un poco de carpintería, y entonces vuelve a echar otra siesta. ¡Que necio!
   El tiempo esta precioso y a pesar de todo le sacamos el mejor partido a la situación tendiéndonos en una especie de cama campestre en el ático dónde el sol brilla a través de una ventana abierta.
   Tu Ana

No hay comentarios:

Publicar un comentario